Skip to main content
Agriculture and rural development

Producción y productos ecológicos

Productos regulados por las normas de la UE sobre producción ecológica

Las normas de la Unión Europea sobre agricultura ecológica cubren los productos agrícolas, incluida la acuicultura y la levadura. Estas normas abarcan todas las fases del proceso de producción, desde las semillas hasta los productos alimentarios transformados. Existen, por lo tanto, disposiciones específicas que se aplican a una gran variedad de productos, por ejemplo:

  • las semillas y materiales de reproducción, como esquejes, rizoma, etc., a partir de los cuales se producen plantas o cultivos
  • los productos agrícolas vivos o no transformados
  • los piensos
  • los productos agrícolas transformados destinados a la alimentación humana.

Además, en el anexo I del Reglamento (UE) 2018/848 figura una lista de nuevos productos estrechamente vinculados a la agricultura que ahora también pertenecen al ámbito de aplicación de la legislación sobre agricultura ecológica. Entre ellos se encuentran productos como sales, tapones de corcho natural, aceites esenciales, algodón y lana sin cardar ni peinar, y cera de abejas.

La normativa de la UE sobre producción ecológica excluye a los productos de la pesca y de la caza de animales salvajes pero incluye la recolección de plantas silvestres si se cumplen determinadas condiciones del hábitat natural. Se aplican normas específicas a la producción vegetal, la ganadería, los alimentos transformados y el vino, la levadura, la acuicultura y otros productos.

Reglamento (UE) 2018/848 sobre producción ecológica y etiquetado de los productos ecológicos

Legislación del sector de la producción ecológica

Normas de producción ecológica

La producción ecológica implica respetar las normas de la agricultura ecológica. Estas normas están basadas en principios generales y específicos y tienen por objeto promover la protección del medio ambiente, mantener la biodiversidad de Europa y consolidar la confianza de los consumidores en los productos ecológicos. Regulan todos los ámbitos de la producción ecológica y se basan en determinados principios fundamentales:

  • prohibición del uso de OMG
  • prohibición del uso de radiaciones ionizantes
  • limitación del uso de fertilizantes artificiales, herbicidas y plaguicidas
  • prohibición del uso de hormonas y restricción del uso de antibióticos solo cuando sea necesario para la salud animal.

Por lo tanto, los productores ecológicos deben adoptar métodos diferentes para mantener la fertilidad del suelo y la salud de animales y plantas, por ejemplo:

  • la rotación de cultivos
  • el cultivo de plantas de fijación de nitrógeno y otros cultivos de abonos verdes para restaurar la fertilidad del suelo
  • la prohibición del uso de fertilizantes minerales nitrogenados
  • la elección de variedades y razas resistentes y técnicas que fomentan el control natural de plagas para reducir el impacto de las malas hierbas y de los parásitos
  • el fortalecimiento de las defensas inmunológicas naturales de los animales
  • la prevención del sobrepastoreo para proteger la salud y el bienestar de los animales.

Normas aplicables a la ganadería

Los ganaderos deben cumplir también unas condiciones específicas si desean comercializar sus productos como ecológicos. Esas normas incluyen respetar el bienestar de los animales y alimentarlos de acuerdo con sus necesidades nutricionales y están destinadas a proteger la salud de los animales y el medio ambiente. También contribuyen a reforzar la confianza de los consumidores, ya que garantizan que los animales procedentes de la ganadería ecológica están separados de los no ecológicos. Ejemplos de normas aplicables a la ganadería:

Cumplimiento de los principios de la producción ecológica

  • Los animales que no se crían de forma ecológica no se pueden introducir en una explotación, salvo con fines de reproducción y, en ese caso, deben cumplir normas específicas.
  • Los agricultores tienen que alimentar a sus animales con piensos 100 % ecológicos para poder comercializar sus productos como ecológicos.
  • Los piensos deben obtenerse principalmente en la explotación en la que los animales se crían o de explotaciones de la misma región.
  • Está estrictamente prohibida la clonación de animales o la transferencia de embriones.
  • Están prohibidos los factores de crecimiento y los aminoácidos sintéticos.
  • Los mamíferos en fase de cría deben alimentarse con leche natural, preferiblemente materna.
  • Deben utilizarse métodos naturales de reproducción; sin embargo, se permite la inseminación artificial.
  • Las materias primas vegetales de origen no ecológico, las materias primas de origen animal y mineral, los aditivos para piensos, así como determinados productos que se emplean en nutrición animal o como coadyuvantes tecnológicos, solo pueden emplearse para piensos si han sido autorizados específicamente para ser utilizados en la producción ecológica.

Bienestar de los animales

  • El personal encargado de los animales debe poseer los conocimientos básicos y las técnicas necesarios en materia de sanidad y bienestar animal.
  • Debe prestarse atención especial a las condiciones de estabulamiento, las prácticas pecuarias, el respeto de la carga ganadera y las superficies mínimas en los espacios interiores y exteriores.
  • El número de animales debe limitarse con objeto de minimizar el sobrepastoreo, la erosión y la contaminación del suelo causada por los animales o el esparcimiento de sus excrementos.
  • Los animales deben tener, siempre que sea posible, acceso a áreas al aire libre o pastizales.
  • El atado o el aislamiento de animales están prohibidos salvo cuando se trate de un animal individual por un período limitado y solo por razones de bienestar, seguridad o veterinarias.
  • No se permiten hormonas ni sustancias similares, salvo como tratamiento terapéutico veterinario para un animal en concreto.
  • En caso de animales enfermos, podrán utilizarse medicamentos veterinarios alopáticos de síntesis, incluidos los antibióticos, bajo condiciones estrictas y cuando sea necesario. Solo se permite cuando el uso de productos fitoterapéuticos, homeopáticos y de otros tipos no resulte apropiado.
  • Está permitido el uso de medicamentos veterinarios inmunológicos.

Normas para la cadena alimentaria

Estas normas cubren todas las etapas de producción, preparación y distribución (desde la producción primaria hasta el almacenamiento, transformación, transporte, distribución y suministro al consumidor final). Esto significa que todos los productos ecológicos de la UE siguen unas normas estrictas desde su producción hasta que llegan a los consumidores.

Disposiciones específicas para la transformación de alimentos y piensos ecológicos:

  • la preparación de alimentos ecológicos transformados se mantendrá separada en el tiempo o en el espacio de los alimentos no ecológicos
  • un contenido ecológico mínimo del 95 % de ingredientes de la agricultura ecológica y unas condiciones estrictas para el 5 % restante, que debe etiquetarse como ecológico mediante el logotipo correspondiente;
  • normas claras sobre el etiquetado y sobre qué productos pueden y cuáles no pueden utilizar el logotipo ecológico
  • límites específicos a las sustancias que pueden añadirse a los alimentos y los piensos y lista limitada de aditivos autorizados y coadyuvantes tecnológicos para su utilización en la producción ecológica.

Sustancias autorizadas en la producción ecológica

Uno de los objetivos de la producción ecológica es reducir el recurso a medios externos. Cualquier sustancia utilizada en la agricultura ecológica para combatir las plagas o las enfermedades de los vegetales debe ser aprobada previamente por la Comisión Europea.

Además, la aprobación de medios externos, como fertilizantes, plaguicidas y aditivos alimentarios, está guiada por unos principios específicos de modo que solo las sustancias y los compuestos autorizados en la legislación específica pueden utilizarse en la producción ecológica.

Los alimentos transformados deben producirse principalmente solo a partir de ingredientes agrícolas (el agua y la sal no se tienen en cuenta). También pueden contener:

  • preparados de microorganismos y enzimas, minerales, oligoelementos, aditivos, coadyuvantes tecnológicos y aromatizantes, vitaminas, aminoácidos y otros micronutrientes añadidos en los alimentos para usos nutricionales específicos solo cuando estén autorizados con arreglo a normas ecológicas;
  • no se utilizarán sustancias o técnicas que reconstituyan propiedades que se hayan perdido en la transformación y el almacenamiento, que corrijan las consecuencias de una actuación negligente al transformar estos productos o que puedan inducir a error sobre la verdadera naturaleza del producto;
  • solo se pueden utilizar ingredientes agrícolas no ecológicos si han sido autorizados en los anexos a la legislación o si han sido autorizados provisionalmente por un Estado miembro.

Y ante todo, cualquier sustancia incluida en la lista para su uso en la agricultura ecológica debe cumplir las normas horizontales de la UE y, por lo tanto, haber sido evaluada exhaustivamente y aprobada por la Comisión Europea para su utilización en productos ecológicos.

Normas aplicables al vino, la acuicultura y la hidroponía

Vino

Se han establecido normas específicas para la vinificación ecológica, que incluyen una definición técnica de vino ecológico que sea coherente con los objetivos y principios ecológicos.

El vino ecológico debe elaborarse con uvas y levadura ecológicas, pero además se aplican otras restricciones. Por ejemplo:

  • la prohibición del uso de ácido sórbico y de la desulfuración
  • el nivel de sulfitos en el vino ecológico debe ser inferior a sus equivalentes convencionales (en función del contenido de azúcar residual).

Acuicultura

El sector de la acuicultura ecológica también dispone de normas específicas. Los principales elementos regulados son:

  • densidades de población máximas estrictas
  • requisitos de calidad del agua
  • respeto de la biodiversidad y prohibición de la reproducción inducida por hormonas artificiales
  • manipulación mínima para evitar el estrés y los daños físicos
  • utilización de piensos ecológicos, junto con piensos para peces procedentes de la pesca gestionada de modo sostenible
  • disposiciones especiales para la producción de moluscos bivalvos y algas marinas.

Acuaponía e hidroponía

Las normas de la UE no permiten la comercialización de cultivos hidropónicos como ecológicos, excepto si crecen de manera natural en el agua, ya que la producción ecológica solo es posible cuando las plantas se cultivan de forma natural en el suelo. Estas normas también se aplican a las plantas que se cultivan en un sistema acuapónico.

No obstante, los peces criados en un sistema acuapónico pueden comercializarse como ecológicos si se respeta la legislación aplicable a la acuicultura ecológica.

Base de datos de materiales de reproducción vegetal ecológicos

Todas las plantas o cultivos comercializados como ecológicos deben proceder de materiales de reproducción vegetal (semillas, rizomas, etc.) que se ajusten también a las normas ecológicas.

No obstante, a veces resulta difícil para los agricultores encontrar fuentes adecuadas de materiales de reproducción vegetal ecológicos. Por lo tanto, los países de la UE disponen de bases de datos de materiales de reproducción vegetal ecológicos para facilitar los contactos entre agricultores y proveedores.